Cómo Convertirse en Abogado Internacional


Cómo Convertirse en Abogado Internacional

Así que quieres convertirte en abogado internacional. No tienes dudas, lo has pensado cuidadosamente, y estás seguro que es en lo que te quieres convertir. Pero permíteme que te pregunte – ¿qué significa para ti exactamente? Después de todo, si lo piensas con calma, el término puede significar cosas diferentes para según qué personas.

¿Cuál es el atractivo de convertirse en abogado internacional?

Hablaremos de las diferentes encarnaciones de un abogado internacional un poco más tarde, pero primero pregúntate, ¿qué es lo que esperas lograr como abogado internacional? ¿Qué motiva tus aspiraciones? ¿Es una meta de realización, o un medio para alcanzar otros objetivos? ¿De qué manera(s) serás diferente, mejor, más inteligente, más exitoso? ¿Qué desafíos esperas enfrentar y superar para alcanzar tus metas? ¿Cómo vas a superar esos obstáculos?

Hay muchas preguntas sobre las que reflexionar, y no hay respuestas sencillas. Pero antes de abordarlas, tenemos que empezar a definir nuestros objetivos y trazar el camino hacia el éxito.

¿A qué nos referimos cuando decimos abogado internacional?

La verdad es que los abogados trabajan y son admitidos en la práctica de las jurisdicciones, que por su naturaleza son locales. En otras palabras, el abogado internacional no es más que otro tipo de abogado, como un abogado laboral o un abogado de defensa criminal. Entonces, ¿qué es exactamente un abogado internacional?

Por supuesto, está el cuerpo de normas conocido como derecho internacional, definido por la International Law Students Association como:

“Las normas y principios de aplicación general que tratan la conducta de los Estados y de las organizaciones internacionales en sus relaciones internacionales entre sí y con particulares, grupos minoritarios y empresas transnacionales.”

En gran medida, representa el punto de encuentro de ley y política; es un área altamente especializada de la ley, y no parece ser lo que queremos decir con abogado internacional.

¿Podría ser algo mucho más simple? Cuando el trabajo que se lleva a cabo por un abogado no sólo hace referencia a su jurisdicción de origen, ¿podría ser considerado como trabajo legal internacional? Por ejemplo, si un abogado corporativo en Alemania está asesorando a un fabricante de automóviles japonés en la adquisición de una participación de un fabricante de automóviles alemán, ¿debe considerarse ese abogado como un abogado internacional? Mientras que el trabajo puede limitarse a la legislación alemana, y posiblemente a la legislación de la Unión Europea, las partes involucradas cruzan fronteras, y el trabajo requiere familiaridad con culturas e idiomas empresariales múltiples.

¿O tal vez con el fin de ejercer el derecho internacional, tenemos que estar involucrados en la resolución de conflictos, como mediadores comerciales internacionales? Eso también implica partes de distintas jurisdicciones, el foro de disputa podría estar en cualquier lugar desde Singapur a París, y la legislación aplicable podría ser la ley local de una parte u otro sistema jurídico completo.

Bien, hasta ahora hemos establecido que no estamos hablando de derecho internacional en el sentido estricto de la palabra. Tampoco hemos aclarado del todo lo que queremos decir, pero vamos a tratar de establecer algunos requisitos mínimos para ser un abogado internacional:

  • Trabajar con clientes con intereses comerciales en más de una jurisdicción 
  • Trabajar en casos o transacciones que involucran partes, leyes o activos en más de una jurisdicción, o fuera de tu jurisdicción de origen

Otra cosa parece clara para aquellos que aspiran a serlo: significa ir más allá de nuestras limitaciones actuales y convertirse en un mejor abogado, en sintonía con la naturaleza globalizada de los negocios y la vida en general. Y para hacer eso, necesitamos tener una mejor comprensión de la dirección en la que se dirige la profesión jurídica, las tendencias del mercado, y lo que nuestros clientes esperan de nosotros.

La discusión acerca de cómo ser un abogado internacional nos lleva a pensar aún más cuál es el propósito de nuestro objetivo.

¿Por qué convertirse en abogado internacional?

Hasta el momento, hemos identificado algunas de las señas de identidad de lo que entendemos como abogado internacional. También es posible que queramos pensar en nuestro propósito, y lo que esperamos ganar, aprender o contribuir al alcanzar nuestro objetivo.

Gran parte de esto se debe a la constante evolución del mundo de los negocios. La globalización de los negocios ha cambiado la forma en que operan los bufetes de abogados y el modelo de negocio que emplean. La necesidad de abogados con experiencia internacional y con experiencia en el tipo de trabajo que hemos identificado anteriormente, está en constante aumento. Por otro lado, esto también ha dado lugar a un enorme crecimiento en el número de jóvenes abogados de todo el mundo. Abogados ambiciosos que buscan aprender el oficio tienen que encontrar la manera de diferenciarse de la multitud. Una de las mejores formas de hacerlo es desarrollar su perfil como abogado internacional.

Aprende cómo estar preparado para el futuro

Una vez definido el objetivo de convertirse en abogado internacional, vamos a hablar de los obstáculos que se deben tener en cuenta. Uno de los desafíos con los que hay que lidiar como abogado internacional incipiente, es la reforma en curso de la profesión en su conjunto en todo el mundo. La nación que de lejos tiene más abogados, EE.UU., ha visto recientemente la primera liberalización de la profesión jurídica, con aún mayor debate en curso, mientras que otra jurisdicción importante, el Reino Unido, ha experimentado (y todavía está sufriendo) reformas considerables, tales como estructuras alternativas de negocio (ABS) para las propiedades de bufetes de abogados. Y los EE.UU. también ha visto parte de sus proveedores de servicios legales basados en webs innovadoras, como LegalZoom y Rocket Lawyer, buscando sacar provecho de la tecnología y las fuerzas del mercado. Se está llevando poco a poco a cabo una revolución general en la profesión jurídica.

Varias fuerzas pueden ser señaladas como impulsoras de la revolución. En su libro Tomorrow’s Lawyers: An Introduction to Your Future, el profesor jurista Richard Susskind identifica tres factores de cambio que alterarán radicalmente la forma en que los abogados ejercerán la abogacía en los próximos 30 años:

  1. Presiones de costes: Impulsadas en un principio por la recesión mundial, llevarán a los clientes a esperar más por menos
  2. Liberalización: Están surgiendo nuevas formas de competencia a los abogados, a precios diferentes y de distintas maneras en diferentes jurisdicciones
  3. Nuevas tecnologías: Ahora más que nunca, la tecnología está cambiando las posibilidades en las que los abogados pueden ejercer, los lugares desde los que pueden ejercer, y lo que sus clientes esperan de ellos

Así que, ¿cómo se preparan los abogados para la nueva realidad y futuro? El profesor Susskind identifica tres áreas en las que los abogados tienen que adaptar sus comportamientos si quieren prosperar en la nueva era.

  • Descomponer el trabajo legal: Esto significa asignar las tareas y procesos que puedan ser realizados de forma más barata y eficientemente a otras personas, dejando que la valiosa labor sea llevada a cabo por los propios abogados.
  • Abrazar la liberación: A pesar de que la profesión jurídica es famosa por resistirse al cambio, parece inevitable que el cambio llegue, ya sea desde arriba, como en el Reino Unido, o desde abajo, en forma de presión por parte de las grandes empresas. No debemos huir de él, sino abrazarlo y utilizarlo como una plataforma para establecer nuestro liderazgo.
  • Educación legal: Aprender no solo a cómo pensar y trabajar como un abogado, sino también cómo está cambiando el mercado de los servicios jurídicos, y desarrollar nuevas habilidades que sean relevantes para el mercado de hoy y mañana.

Sólo una vez que tengamos una sólida comprensión de las fuerzas que afectan la forma en que ejercemos la ley actual y la dirección que parece estar tomando, podemos mirar de aplicar estas ideas en nuestro camino por desarrollar nuestra carrera que nos permita estar preparados para el futuro, y así lograr nuestros objetivos.

Parte de ser abogado internacional implica observar cómo otros abogados de todo el mundo ejercen la ley, y tratar de aplicar ideas e innovaciones de otras culturas. Una forma sencilla de participar en ese proceso es formando parte de asociaciones de abogados internacionales, que son una gran plataforma para el intercambio de ideas en torno a la gestión de una firma de abogados y estrategia empresarial, desarrollo de nuevas habilidades para atender mejor las necesidades cambiantes de los clientes, y cómo los profesionales jurídicos deben responder a las presiones de la liberalización.

Otra forma en la que podemos mirar de hacernos relevantes en el nuevo mundo, e incorporar las ideas del profesor Susskind, es usando las formas modernas de comunicación, como las redes sociales para comunicar ideas y comentarios con otros abogados, clientes y líderes empresariales. Estableciéndonos como líderes en el modo en que ejercemos la ley en el mercado global de los negocios, y observando cómo podemos servir las necesidades cambiantes de los clientes, a través de blogs y estando activos en grupos de LinkedIn apropiados, puede ayudar a mejorar la reputación de nuestro perfil inmensamente y establecernos una autoridad como abogado internacional progresista.

Ideas prácticas para ir empezando

Arriba, hemos mencionado un par de consejos prácticos, tales como participar en organizaciones internacionales y mejorar la reputación de nuestro perfil a través de blogs liderazgo.

Concretamente, la International Bar Association (IBA) es especialmente influyente en todo el mundo por su formación práctica, y es muy recomendable formar parte de ella. Es probable que tu colegio de abogados o sociedad jurídica local también tenga una sección Internacional y, de nuevo, es una forma sencilla de tomar parte en la conversación global.

También deberías pensar en unirte a la International Division of the Law Society of England and Wales, y a la International Section of the New York State Bar. Al igual que los organismos reguladores de los dos principales centros de asistencia jurídica internacional, son de gran influencia en el desarrollo y liderazgo de la práctica internacional. No necesitas ser un abogado o un abogado de Nueva York para ser miembro y participar en sus eventos.

También deberías pensar en unirte a la American Bar Association’s (ABA) International section, además de al colegio de abogados de tu ciudad o estado. La ABA dispone de 22.000 miembros en más de 90 países, donde el 18% de sus miembros son abogados cualificados que ejercen fuera de los EE.UU., y otro 18% son abogados calificados no estadounidenses.

Hay muchas organizaciones dedicadas a áreas particulares de la práctica, que pueden ser incluso más influyentes en tu área de especialización, tales como la Asociación Europea de Abogados de Empresas para abogados mercantiles internos. Lo que nos lleva al siguiente punto: áreas de práctica. Hay ciertas áreas de la práctica que se prestan a la labor internacional. Los ejemplos sobresalientes son:

  • Corporativa/M&A
  • Mercantil
  • Mediación
  • Banca y Finanzas
  • Competencia/Antimonopolio
  • Proyectos/Infraestructuras
  • Construcción
  • Seguros
  • Fideicomisos Internacionales/Alto Valor Neto de Clientes Privados

Por el contrario, ciertas áreas de la ley son muy específicas en cada jurisdicción y sólo en raras ocasiones incluyen elementos internacionales. Ejemplos de estos incluyen la defensa penal, derecho de familia, derecho laboral, lesiones personales, bienes raíces, y los testamentos y sucesiones.

No menos importante que lo que haces, es donde lo haces. Las oportunidades para participar en trabajos internacionales tienden a encontrarse más en grandes bufetes de abogados con oficinas en otros países, o trabajando en casa dentro de ciertos negocios internacionales.

Por otra parte, muchos abogados que tienen éxito en la creación de un perfil internacional fuerte, lo hacen dentro de una pequeña pero exitosa firma de abogados, o incluso trabajando en solitario. Esto último puede ser una buena opción una vez ya has ganado conocimientos en el área de práctica y has acumulado clientes, pero la mayoría de abogados junior encontrarán más oportunidades en grandes empresas a la hora de participar en trabajos transfronterizos significativos.

Entender la cultura empresarial

Ser un abogado internacional significa tener que trabajar con diferentes culturas empresariales y buscar la manera de alcanzar los objetivos del cliente, a la vez que hay que ser consciente de las diferentes prácticas de trabajo en todo el mundo. Esta sensibilidad cultural es cada vez más importante en el mundo moderno, y la mejor manera de desarrollar una correcta visión de la forma de hacer negocios con diferentes nacionalidades es leer tanto como sea posible acerca de la cultura empresarial con la que tendrás que lidiar. Por ejemplo, la Comisión Europea ha financiado un sitio web llamado “Cultura Empresarial” para ayudarte a aprender la cultura de 31 países europeos diferentes, pero las diferencias culturales pueden ser aún más importante cuando se trata de grandes mercados como China y la India. Cuestiones tales como prácticas de negociación, lenguaje corporal, el tipo de lenguaje a utilizar, y otros aspectos de la etiqueta pueden desempeñar un papel vital en el éxito de tus negociaciones.

Oportunidades para abogados doblemente cualificados

Se podría decir que la ruta más directa para convertirse en un abogado internacional es cualificarse en una segunda (o tercera, etc.) jurisdicción como abogado, y por lo tanto ser capaz de ejercer la abogacía y asesorar a los clientes en más de una jurisdicción y desde la perspectiva de más de un conjunto de leyes. La ventaja potencial es evidente: las empresas están constantemente en busca de asesores que puedan tener una perspectiva más internacional en sus objetivos comerciales, y los abogados doblemente cualificados están bien situados a la hora de proporcionar este servicio. Los bufetes de abogados también se benefician ofreciendo a sus clientes un servicio multi-jurisdiccional, asegurándose así que sus clientes no tengan que buscar en otra parte asesoramiento en otras jurisdicciones.

De hecho, una encuesta de 76 principales firmas de abogados mercantiles encontró que ven un valor real en la contribución que los abogados doblemente cualificados hacen en sus negocios, y esperan que su necesidad de tales abogados aumente con el tiempo.

Para el abogado, participar en las operaciones comerciales transfronterizas y asesorar a los clientes de una serie de países, conlleva la oportunidad de trabajar en su país o en el extranjero.

Al considerar la obtención de una segunda titulación, tiene sentido mirar de capacitarse en la ley más utilizada en los contratos y disputas comerciales internacionales. Múltiples trabajos de investigación han encontrado que la ley inglesa es el conjunto de leyes preferido para las transacciones transfronterizas, por un amplio margen, seguido por la ley de Nueva York. Los tribunales de Inglaterra son también un lugar popular para la resolución de disputas internacionales, mientras que la ley inglesa y Londres tienden a dominar como la ley preferida y sede de audiencias de arbitrajes internacionales.

Con esto en mente, tiene sentido considerar la obtención de una segunda titulación como Procurador Inglés. Esto se puede hacer superando el Qualified Lawyers Transfer Scheme (QLTS), administrado por la Autoridad de Regulación de Abogados, el órgano de gobierno del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales.

Tus habilidades en idiomas son críticas

Un consejo final. Los abogados que salen de un país de habla inglesa puede que prefieran ignorar esta parte, pero para todos los demás, difícilmente se puede ignorar que el inglés es el idioma predominante de los negocios internacionales. Si tu nivel de inglés no es profesional, debería serlo. Pero incluso si hablas inglés como lengua materna, aprender un segundo o tercer idioma puede reforzar tus oportunidades de carrera enormemente, lo que te permite trabajar en asuntos legales en una variedad de foros, y asesorar a clientes de fuera de tu jurisdicción de origen.

Cómo convertirte en abogado internacional – resumiendo

Empezamos a preguntarnos una serie de preguntas para ayudar a definir nuestro objetivo, trazar el camino para alcanzar nuestra meta, y pensar en cómo íbamos a superar los retos que se interpongan en nuestro camino. Definimos un abogado internacional (en términos simples) como alguien que trabaja con clientes, transacciones y disputas relacionadas con más de una jurisdicción.

Para alcanzar ese objetivo, identificamos algunas de las tendencias que afectan el mercado de servicios jurídicos en todo el mundo, las expectativas actuales de los clientes, y algunas prácticas que se pueden llevar a cabo para ayudar a convertirse en un abogado internacional, como tener una doble cualificación y formar parte de asociaciones internacionales

Enhorabuena por llegar hasta el final de este artículo –  esperamos que algunas de estas ideas puedan ayudarte a alcanzar tu objetivo y te conviertas en un abogado internacional.

Cross Border Practising in a Global World eBook


FEATURED POSTS